Crítica 24 Festival Internacional de Ballet de la Habana

11/12/2014

El 24 Festival Internacional de Ballet ya es historia. Pero la última imagen, con la Maestra, sonriente y reverenciando al auditorio, rodeada de toda la compañía, los artistas invitados, y un público que ovacionaba una obra que es orgullo de Cuba constituyó el broche de oro de un magno encuentro que ya tiene 54 años.

La coda (gala de clausura en la sala Avellaneda, del Teatro Na­cio­nal) incluyó destacados nombres de la escena internacional y cubana, y aunque dejó grabados momentos para el recuerdo, adoleció, dado la calidad y pericia de los participantes, de esa pieza que hubiera regalado un toque de bravura. La selección —bastante variada en cuanto a estilos— fue, entonces, algo plana, aunque hermosa visualmente y muy bien bailada.

(…) mientras que Ve­rano porteño dejó una estela de buen arte al aparecer, en ella, Paloma Herrera (American Ballet Theater) acompañada por Juan Pablo Ledo (Ballet Estable del Teatro Colón).

(…) Una gala donde se puso de manifiesto, nuevamente, la capacidad del BNC para enfrentar las disímiles tendencias danzarias, y reunirlas en una fiesta que es única de su tipo por el mundo. Hubo momentos cumbres en el Festival, de la mano de figuras de calibre universal.

Fuente: Granma.cu